Nuestro sitio utiliza cookies.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.


 
botón inicio
botón sección congregación
botón sección centro
botón sección oferta educativa
botón sección asociaciones
botón sección noticias
botón sección ubicación
botón sección contacto

El escudo

Significado de nuestro escudo

logotipo del colegio

En el escudo de la Congregación de Hermanas Carmelitas del Sagrado Corazón de Jesús, podemos diferenciar cada uno de los siguientes elementos junto a su significado.

En primer lugar, el monte Carmelo, señalado en color marrón. Con este elemento expresamos nuestra disposición a ser lugar de oración y de encuentro con Dios; de la misma forma que ya lo fueron todos los montes que aparecen en la Biblia. En el monte Carmelo vivieron los primeros Carmelitas, de ahí viene nuestro nombre.

En el centro del monte encontramos una estrella grande y blanca; hace referencia a la presencia de la Virgen María en este lugar, a quienes los Carmelitas le tenían una gran devoción y veneración y la llamaban la "Señora del Lugar"; hoy la llamamos Virgen del Carmen, Madre, Hermana y Patrona de los carmelitas.

Por encima del monte se encuentran dos estrellas que representan al profeta Elías y su discípulo Eliseo, a quienes los carmelitas imitamos por su ardor profético en defensa de los más pobres y sobre todo por su celo en la fe de Yahvé, cuyo culto había abandonado el pueblo Israelita. Elías es el abanderado de Yahvé para devolver al pueblo a la fidelidad, a restaurar la Alianza. De Elías nos viene el lema: "Vive Dios en cuya presencia estoy".

Todos estos símbolos son comunes a todas las congregaciones carmelitas repartidas por todo el mundo. Sin embargo, en nuestro escudo encontramos un elemento original e identificador de nuestro carisma. Fue en el X Capítulo General de 1982 cuando se vio necesario introducirlo

Por detrás de todos los elementos encontramos una cruz, expresión de nuestra identificación con el Jesús-Siervo en su misión de servicio a Dios y a los hombres. Este símbolo es muy importante por la fuerza que proyecta la cruz de Cristo que es amor entregado, vida en plenitud y redención. Nos anima a seguir a Jesús manso y humilde que no vino a ser servido, sino a servir y a dar su vida por todos como él mismo nos enseñó lavando los pies de sus discípulos en la Última Cena, lección suprema de amor y de servicio.

Colegio Madre Asunción. Hermanas Carmelitas del Sagrado Corazón de Jesús. Málaga 2014